Tuesday, May 02, 2006

Entonces


La semilla que fui se la dejo ahora a Marula en forma de sonrisa, para que la introduzca en su plantación de felicidad, en Namibia, Como, Madrid o Buenos Aires. Sus credenciales dicen que comenzó a enraizar en Barcelona, ahora quiere dejarse llevar por el viento.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home